viernes, 25 de noviembre de 2011


Comunicado de Prensa

Organizaciones de Defensoras de Derechos Humanos convocaron a un acto de protesta por las diversas formas de violencias que sufren las mujeres en el estado de Chihuahua, denunciando la política de simulación del Estado Mexicano.

Mujeres citadas por el Barzón Chihuahua, Justicia para Nuestras Hijas, Centro de Derechos Humanos de las Mujeres y Mujeres por México, iniciaron el evento reflexionando acerca del lugar en que fueron convocadas, recordando la simbología de la Cruz de Clavos y a las feministas Esther Chávez Cano e Irma Campos Madrigal (+)

Enmarcaron la protesta en el incumplimiento a La Sentencia del Campo Algodonero y en el contexto de vulnerabilidad que viven por la situación de conflicto armado en Chihuahua, afirmando que la violencia contra las mujeres, es un problema de seguridad humana desatendido y que persiste una política de simulación.

A la reflexión colectiva del PORQUE ESTAMOS AQUÍ, participaron víctimas de las violaciones a sus derechos económicos y sociales: vendedoras ambulantes, mujeres de la maquila, amas de casa, mujeres de la tercera edad y las mujeres barzonistas quienes llegaron de todo el estado para denunciar los desalojos masivos por bancos, sofoles, agiotistas, infonavit, ivi manifestando que en los programas diseñados para atenuar el impacto de la guerra que vivimos, el problema de la vivienda permanece invisible

En la reflexión colectiva sobre el derecho a la vida, a la seguridad y a la libertad, en el tema de violencia familiar, recordaron en Lucero Rubí cuyo Feminicidio continúa impune a todas las sobrevivientes de la violencia familiar que no encuentran medidas de protección en el estado. y en la violencia sexual, recordaron a la niña violentada en Camargo por un líder sindical, quien se cubre en el poder para evadir la justicia.

sobre la violencia específica que viven las mujeres en un conflicto armado, denunciaron la invisibilidad de las mujeres que han quedado solas como Doña Ema Muñoz la mujer campesina que padece los delitos de desaparición forzada de su esposo Toribio , de sus 4 hijos, su nieto, su yerno y su sobrino a manos de policías , así mismo recordaron a Nitzia Paola y Rocío Alvarado dos mujeres del Ejido Benito Juárez ambas son víctimas de desaparición forzada a manos del ejército mexicano, desde el 29 de diciembre del 2009 .y se solidarizaron con todas las madres, hermanas, hijas que buscan a sus hombres victimas de ejecuciones extrajudiciales o desapariciones forzadas.

En la reflexión colectiva, la participación de las mujeres rurales e indígenas se denunció la negación del derecho a la salud, a la educación y el acceso a la justicia, pues deben viajar a kilómetros de distancia para poner una denuncia por violencia sexual o familiar

Las madres denunciaron que en 2011 hay 93 mujeres desaparecidas y un número indeterminado de hombres y la discriminación que sufren las niñas y niños cuyos padres o madres se encuentran desaparecidos no son consideradas victimas por el estado y por tanto no tienen derecho al fideicomiso creado para las víctimas de la guerra.
Las familias de Justicia para Nuestras hijas colocaron los nombres de las nuevas víctimas en la cruz de clavos, en el año 2011.
Las mujeres escucharon el poema de Mario Benedetti “no te rindas” entonaron el himno NI UNA MAS y colocaron una ofrenda floral en el lugar en fue asesinada la defensora de derechos humanos Marisela Escobedo
para finalizar acudieron al palacio de Gobierno, esperando la audiencia con el Gobernador Cesar Duarte, que han solicitado por meses sin obtener respuesta y marcharon al Poder Judicial para entregar enmarcada el artículo 1 de la Constitución recordando los dos instrumentos internacionales sobre derechos humanos la CEDAW y BELEN DO PARA, así como para entrevistarse con el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia para entregar varias quejas en contra de Jueces y Juezas por violentar dichos tratados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada