lunes, 24 de septiembre de 2012

Chihuahua: denuncian a dos agentes de Vialidad por agredir a derechohumanista


Fuente:Proceso
Fecha: 23 de Septiembre de 2012

CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- El Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM) interpuso esta tarde una denuncia por abuso de autoridad, amenazas, lesiones y lo que resulte contra dos agentes mujeres de Vialidad, quienes supuestamente agredieron a la derechohumanista y catedrática Lydia Angélica Govea Calderón en Chihuahua capital.

La denuncia se hizo ante el agente de Ministerio Público, Iván Corral Urueta, en la Unidad Especializada en Delitos contra el Servicio Público y el Adecuado Desarrollo de la Justicia en la Fiscalía Zona Centro; el número de la averiguación es AP 7806-14661/2012.

Una de las agentes es Rocío Chavira, con número 397, dio a conocer Luz Estela Castro Rodríguez, directora del CEDEHM, quien anunció que mientras se realiza la investigación solicitarán la destitución de las dos oficiales.

Además, pedirán que el caso sea atraído por la Fiscalía General, por tratarse de una defensora de derechos humanos y abordado de manera especial, ya que al dar a conocer que es activista sufrió amenazas, vejaciones y hasta toques eléctricos.

El miércoles el movimiento para mujeres se reunirá con el gobernador César Duarte y uno de los puntos que abordarán será el de Lydia Govea, dijo Luz Estela Castro. En el encuentro estarán presentes además el fiscal general Carlos Manuel Salas y el secretario general, Raymundo Romero.

El caso

Lydia Angélica Govea Calderón se pasó un semáforo en ámbar en la avenida De las Américas y calle Miguel Schultz, anoche alrededor de las 20:00 horas. Fue infraccionada y al cuestionar a las dos agentes por la causa, éstas se molestaron cuando ella les pidió la Ley de Vialidad y Tránsito en donde establece la sanción por pasarse el semáforo en luz amarilla.

Luego de que las servidoras públicas le solicitaron que les mostrara sus documentos, la derechohumanista continuó exigiendo la ley, se estacionó y se bajó para dialogar, le tomó fotografías a la unidad oficial y ellas se enojaron.

Govea explicó que en ese momento, cuando las agentes vieron que la situación se salió de control, le jalaron el cabello; una de ellas la abofeteó y entre las dos la sometieron.

Más tarde llegó un vehículo negro con dos civiles que les preguntaron a las oficiales qué necesitaban; les entregaron unas esposas con las que sometieron aún más a la conductora, la subieron a la unidad y arriba de ésta le dieron toques eléctricos con un aparato negro.

Durante ese lapso la torturaron de manera psicológica, al decirle que “si sabía lo que se sentía que le dieran toques” y que si no sabía que en “este tiempo” no se debe agredir.

Govea es defensora de derechos humanos, catedrática del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores Monterrey, así como estudiante de la Facultad de Derecho. Su intención, aclaró, era convencerse de que no estaba siendo objeto de un abuso por parte de las oficiales.

La joven, quien cuando fue retenida se dirigía de lavar ropa a su casa, explicó que circulaba de manera tranquila cuando pasó el semáforo en luz ámbar y les alegó a las agentes que cuando ella hizo el curso de conducción le enseñaron que podía pasar la luz amarilla con precaución y así lo hizo.

Sin embargo, las oficiales le aseguraron que violó la ley y debería pagar la multa. Cuando Lydia Govea les indicó finalmente que le aplicaran la infracción, ellas ya se encontraban molestas, le quitaron su teléfono celular y le borraron las fotografías que les tomó.

La conductora pasó tres horas encerrada en celdas de la Dirección de Vialidad. Un juez de esa dependencia la interrogó y al indicarle que era defensora de derechos humanos, se burlaron de ella.

Al llegar un amigo de la joven para apoyarla, las agentes le dijeron que la misma conductora se había pegado cuando la llevaban a bordo de la unidad, para justificar los golpes que tenía.

El médico legista no la auscultó, sólo le hizo preguntas, asegura la afectada. Posteriormente la llevaron a los separos de Seguridad Pública, donde pagó una multa de 300 pesos, pero su vehículo fue trasladado al corralón porque no tenía las llaves, pues entre el jaloneo se le cayeron.

Asimismo, le aplicaron multas por faltas a la autoridad, pasarse un semáforo en amarillo, entre otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada