domingo, 25 de noviembre de 2012

Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres


En ocasión del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el 25 de noviembre, el Centro de Derechos Humanos de la Mujeres A.C., participó como ponente en el ¨Primer encuentro de Mujeres Barzonistas¨ en la ciudad de México, el pasado viernes 23 de noviembre, con el objetivo de abordar las problemáticas de las mujeres en los diferentes sectores de la sociedad y proponer una alternativa social y económicamente pertinente en los procesos de impulso en políticas públicas para el desarrollo integral, a través de la promoción de la asociatividad y el fortalecimiento de sus organizaciones, con especial interés en el aporte de la mujer en la toma de decisiones que garantice estrategias y líneas de acción.
En dicho evento se contó con la participación de más de 60 mujeres líderes y representantes de El Barzón de varios estados de la Républica, que han venido trabajando en temática diferente como gestión, política, cartera vencida, proyectos, entre otros.
¿Porqué estamos aquí las mujeres barzonistas? dio nombre a la emotiva ponencia realizada por la Lic. Lucha Castro, directora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), como parte de la celebración del día Internacional de no violencia a las mujeres, en conmemoración de las hermanas  Patria Minerva y María Teresa Mirabal .
Dando inicio con estas palabras: ¨La luchas libertarias de las mujeres barzonistas de México, tiene hondas y profundas raíces en los pueblos indígenas, en  las  luchas campesinas, obreras, en la lucha por la vivienda  y en la que hoy emprendemos para recuperar espacios de poder político en el ámbito de nuestra organización. Después de 20 años de un prolongado silencio, estamos aquí para reflexionar sobre nuestras luchas libertarias cotidianas y reivindicar los espacios conquistados en la lucha barzonista, haciéndonos visibles,  nunca es tarde¨.
Por primera vez, depués de 20 años de activismo de El Barzón se celebró una reunión de mujeres para reflexionar sobre lo que ha significado su lucha, en lo personal y lo coletivo; siendo estas defensoras de derechos humanos, mujeres lideres del movimiento barzonista que enfrentan un contexto de prevalencia del modelo neoliberal, que dificulta el trabajo, la fragilidad que los marcos legales le conceden a los derechos humanos, la política de simulación de los gobiernos con este tema, situación que es crucial en las comunidades que defienden el agua, el  medio ambiente, la alimentación, la vivienda, la vida.
Trabajando en un mundo patriarcal, jerárquico  y machista en donde a diario cuestionan y  luchan por cambiar los roles y estereotipos de género, enfrentando obstáculos adicionales por el cuerpo  de mujer, a raíz de la discriminación histórica que viven, haciendo un repaso mental de todo lo que hicieron para poder estar hoy en este lugar.
El propósito también, de esta reunión fue cambiar paradigmas y  abrir el camino a la reflexión política de las  violencias invisibles que se imponen a las mujeres como destino, a partir de las instituciones y estructuras culturales  que la justifican,  con especial énfasis en  su participación como activistas en los movimientos sociales, y por supuesto en el barzón, tomando como base la mirada de género que se reflexiono a profundidad y colectivamente  en los talleres.
Se escucharon las voces de las mujeres barzonistas con sus diferentes tonos, para comprender y acompañar la  lucha de las mujeres pobres y no pobres, solidarias y deseosas de cambiar las relaciones injustas. Ya que todas son  diferentes, pero todas iguales en dignidad, ese es el vestido que portan cada día y con el que salen a buscar esperanza para otros y otras, convencidas de que otro mundo es posible.
Reconociendose como Defensoras de Derechos Humanos, a todas las une la discriminación con rostro de violencia. Y por eso estuvieron reunidas, para develar las distintas formas de discriminación que viven y que constituyen actos de violencia y  para construir una propuesta política con rostro y corazón de mujer barzonista.
Estuvieron presentes mujeres de diversas comunidades rurales y urbanas, porque aun les queda la capacidad de indignarse ante las injusticias y porque aspiran a un estado social de derecho, que suplante al estado militarizado que resisten.
Porque la violencia contra las mujeres es un problema de seguridad humana y afirman que un gobierno que se ocupa y preocupa del desafío de garantizar la vida e integridad de su pueblo, necesariamente debe abarcar la mirada hacia la seguridad ciudadana de más de la mitad de la población, refiriendose a la seguridad de las mujeres, que se ve afectada por otros factores como las violencias, en el ámbito público y privado.
Las Mujeres Barzonistas se dieron cita en nombre de  las vendedoras ambulantes, las obreras de maquila, las amas de casa, las mujeres de la tercera edad, las mujeres indígenas, las jóvenes, las mujeres con preferencias sexuales distintas, las personas lésbico-gays, las mujeres barzonistas; recordando a defensoras como Manuelita Solis y Marisela Escobedo, que han muerto en la lucha; y la que han sobrevivido ante el exterminio de defensoras como Minerva Maesse.
Haciendo visible las violencias institucionales  de un estado en conflicto armado, y explicar  la forma en que afecta a las mujeres, recordando a las mujeres solas, las víctimas en medio de la guerra, como Doña Ema Muñoz y la desaparicion forzada de Nitzia Paola y a Rocío Alvarado.
Se hizo evidente que el gobierno de Calderón no previó la afectación psico emocional y las consecuencias de la ocupación militar para las mujeres, las políticas masculinas basadas en las armas han invisibilizado las violencias a las mujeres, pues son ellas las que son violadas, las que llegan a los cuarteles a buscar a los desaparecidos, las principales testigas que observan cómo los soldados , policías o personas del crimen organizado entran a sus domicilios se roban lo que quieren y se llevan a sus hijos hermanos y esposos, sin órdenes judiciales; las que acuden a la morgue a reconocer cadáveres; las que denuncian la tortura que sufren los varones de la familia; las viudas, hermanas, abuelas, solas, que se quedan a cargo de los miles de huérfan@s. Para quienes diseñan las políticas criminales en este País las mujeres como daños colaterales.
Asi tambien, se hablo de las  mujeres víctimas de violencia familiar, como fueron Rubí Fraire Escobedo y su madre Marisela Escobedo; de Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú mujeres indígenas  del pueblo Me’phaa que fueron violadas y torturadas por soldados mexicanos.
Dando enfasis a los feminicidios de las defensoras de derechos humanos, Bety Cariño, Marisela Escobedo, Digna Ochoa,  Josefina Reyes, y en ellas se recordo a quienes han abrazado como proyecto de vida la defensa de los derechos humanos.
Mencionando a la vez a las mujeres ateas y por las cristianas, como las compañeras de católicas por el derecho a decidir, aquellas que han escuchado y vivido el llamado de Dios por la justicia, el amor radical y la liberación.
Con esta primera experiencia del encuentro, se construyó de manera conjunta el conocimiento a partir de las diversas cosmovisiones y la experiencia de ser mujer, desde el trabajo cotidiano en sus comunidades y desde el movimiento barzonista. Asumieron el compromiso de despertar conciencias  de las mujeres como hacedoras de la historia y ubicaron la importancia de las historias de vida  de las mujeres barzonistas y sus luchas reivindicatorias.
Lo cotidiano  consiste en el sobrevivir cada día, luchar por que se apruebe un proyecto productivo, por encontrar trabajo, por estar en las listas finales que permiten la entrada a la universidad, por encontrar el trabajo en la maquila, porque el barzón llegue a tiempo e impedir el desalojo de la vivienda , por tener suficiente dinero para ir al mandado.
Ante esta realidad, las Mujeres Barzonistas  no han permanecido pasivas,  han estado en  todo el país en sus comunidades rurales, en la fábrica, en la oficina, en la universidad, en el activismo en las protestas,  invisibles hasta ahora, estuvieron y han estado y seguiran estando presentes,  para buscar la  utopía de cambiar el paradigma de seguridad pública por seguridad ciudadana con participación de las mujeres en las estrategias de la búsqueda de la paz con justicia y dignidad.
Seguiran vigentes para evitar el sacrificio que el modelo económico neoliberal exige a las personas  y reforzado por las iglesias aliadas al poder político, en  una  clara estrategia para mantener  los privilegios de una minoría en detrimento de la vida digna de la mayoría.
Estan presentes para promover un nuevo paradigma, en el que se visibilice a las mujeres como ciudadanas, que hacen uso de la voz, cuentan sus luchas dentro del movimiento barzonistas y  exigen  una participación activa no solo  cuando deciden abandonar  los tacones en el closet para ponerse huaraches o tenis y salir  a protestar, sino para estar presentes, ya sea descalzas o calzadas, pero eso  si,  en la toma de decisiones y conducción del movimiento barzonista, esa es su utopía y por esto estan aquí, luchando para que eso suceda.
Por esto cada día,  las mujeres barzonistas salen a exigir, a acompañar, a escuchar propuestas, debatir, denunciar a construir esperanza de vida mejor.
Las mujeres Bazonistas junto a otras y otros,   son la esperanza de este México tomado por la violencia feminicida.  De este México empobrecido, de este México militarizado y violentado, de este México invadido por las sombras de la desesperanza y la crisis.
Finalmente, se convocó a este selecto grupo de mujeres lideres barzonistas que estuvieron presentes, para rescatar lo mejor de los ideales de Villa y de Zapata y de las mujeres anónimas que combatieron junto a ellos, los sostuvieron, los alimentaron, los curaron y los amaron.
A que juntas  emprendan, una nueva y esplendida revolución  por todos los rumbos de la patria. Una revolución sin cuotas de muerte, pero con inmensos ríos de vida. Una revolución que venza todas las violencias y que sea la madre de toda la paz con justicia,

Visibilizandose como luz que pueda parir una nueva patria, con razón, fuerza, voluntad y entrañas para refundar la esperanza, reconstruir en la paz y en la justicia a México entero.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada