jueves, 3 de diciembre de 2015

Familiares de personas desaparecidas del norte de México solicitan audiencia con el Papa Francisco en su próxima visita a Ciudad Juárez, Chihuahua

México, D.F. a 3 de diciembre del 2015.- Gabino Gómez y Lucha Castro del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres de Chihuahua, organización que acompaña en el estado de Chihuahua a familiares con personas desaparecidas, acudieron el día de hoy a audiencia con Monseñor Dagoberto Campos, Consejero responsable de la Nunciatura de México, a entregar carta de solicitud de audiencia en Ciudad Juárez con el Papa Francisco en el marco de su visita a México en febrero del próximo año.

Después de compartir con el Consejero del Nuncio Apostólico  la intención de que el Papa reciba a las familias, y animados por la misión pastoral que ha realizado en su pontificado, le entregaron formalmente la solicitud de audiencia, la cual se encuentra firmada por 932 personas en  búsqueda de 736 familiares desaparecidos  y  27 organizaciones sociales que les acompañan en la búsqueda de verdad y justicia. La petición reconoce la inédita sensibilidad del Papa con las víctimas y en su mensaje pletórico de símbolos bíblicos, las familiares expresan:

¡Bienaventurados/as las que lloran porque serán consoladas! ¡Bienaventurados/as las que luchan por la justicia!

Hermano Francisco, Pastor de nuestra amada Iglesia:

Somos madres, padres, esposas, hermanas/os, hijas/os  de personas desaparecidas. Vivimos crucificadas desde que forzadamente se llevaron a nuestros seres queridos. La tortura diaria de no saber su paradero se traduce en dolor que nos consume. Cada hora de ausencia nos preguntamos: ¿Quién les ayudará si tienen hambre, sed, frío o miedo? Estas preguntas sin respuesta nos tienen en constante dolor y sólo la fe en el Dios de la vida, nos anima para continuar caminando por el derecho a la verdad y la justicia.

En el Viacrucis que vivimos a diario hemos encontrado: Verónicas que enjugan nuestro rostro, Cirineos que nos ayudan a cargar la pesada cruz impuesta, el silencio y la indiferencia de gran parte de la sociedad y a Pilatos que se lava las manos. Tu compromiso con los más pobres y tus significativos gestos de misericordia para los que más sufren, nos llenan de esperanza.

Hoy, amado Padre Francisco, reconocemos en ti al Buen Samaritano que puede curar nuestras heridas. Tú llegada a esta dolorida tierra es un signo de esperanza, es la respuesta a nuestro clamor: Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?
Ahora que estarás en Ciudad Juárez queremos verte y escuchar de tu boca las Bienaventuranzas para reconfortar nuestros destrozados corazones.


Te pedimos una audiencia para que bendigas nuestras luchas de resistencia y fortalezcas nuestra esperanza y nuestra Fe en el Dios de la vida. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada