viernes, 8 de agosto de 2014

Católicas por el Derechos a Decidir, 20 aniversario

 ¿Qué retos tiene que enfrentar Católicas para promover y defender los derechos humanos de las mujeres dentro y fuera de la iglesia, desde una perspectiva ética, feminista y católica?

Agradezco a católicas su  trabajo que muchas compartimos,  ayudar a las personas a que el vestido blanco de primera comunión o el ropón del bautizo que se quedó en el ropero tenga sentido, y no sea solo un recuerdo piadoso que nada tiene que ver con la vida  presente.

La socialización del mensaje bíblico ha permitido que miles de  niñas,  jóvenes y mujeres  desde hace 20 años en México tengan la posibilidad de conocer un mensaje alternativo a las posturas conservadoras de la jerarquía y han aprendido sobre sus derechos, conocido la compasión y amor de su iglesia gracias a Católicas por el Derecho a Decidir. 

Una de las grandes contribuciones de esta maravillosa organización  ha sido la de desmitificar a las mujeres que abortan. Encontré más de  una decena de retos, el tiempo no da para exponerlos,  así que comparto hasta donde la moderadora me indique:

1       Sin duda la rebelión de las mujeres en el ámbito religioso debe ser una profunda preocupación de la iglesia,  debido a  las repercusiones políticas y sociales que este proceso conlleva, por lo que el reto es el obtener el apoyo y articulación con  ciudadanos/as con o sin religión, comprometidos en la emancipación de las personas que experimentan diversas formas de opresión.

2       Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Mc 15,34) el último grito de Jesús en la Cruz, según la primitiva   comunidad cristiana. Mi experiencia como como defensora y teóloga me llevo a encontrarme con nuevas víctimas que llegaron a tocar las puertas del CEDEHM: las madres, hermanas, esposas, hijas de desaparecidos, torturados, asesinadas y víctimas que se quedaron solas en medio de la guerra impuesta;  la mayoría se refugia en la religión y claman al Dios desde una religiosidad popular, acude a los templos en busca de apoyo espiritual y se encuentra con el valor del sufrimiento como redención. Esta ideología del sacrificio impuesta por la cultura patriarcal ha desarrollado en las mujeres la alienación, la educación, para la renuncia y el temor a la rebeldía; por tal motivo las mujeres católicas  feministas de hoy, las brujas de la inquisición de ayer tenemos el imperativo ético de hacer visibles las cruces impuestas  de la violencia de las instituciones religiosas aportando al proceso de liberación y en el acompañamiento a las víctimas.

3       La religiosidad popular basada en  la teología de la cruz, son las enseñanzas tradicionales que se transmiten en el catecismo, los seminarios, las homilías dominicales que imponen comportamientos sacrificiales por lo que las catolicadas son un excelente antídoto contra esa forma de domesticar.  El desafío es continuar con las hermosas historias  de catolicadas las cuales nos recuerdan la sencillez del mensaje evangélico de Jesús, gestos o prácticas nada extraordinarias  que son parte de la vida misma.  Sor Juana se encarga de acercarnos al sufrimiento de las mujeres y nos conduce al Dios compasivo  y amoroso.


4       Los símbolos antropológicos del cristianismo son masculinos, así se nos enseña que debemos imitar la vida de Jesús, de los apóstoles y ser perfecto como Dios Padre, debemos obediencia  a  los  sacerdotes,  a los obispos,  al Papa y al papa,  de tal forma que los símbolos de amor y de poder son símbolos masculinos y se relacionan con la obediencia.  El compromiso desde las teologías feministas es la deconstrucción de la teología patriarcal,  romper el paradigma del modelo de Dios e incidir en la construcción de una teología inclusiva que tome en cuenta las diferentes experiencias y enfoques del misterio de Dios.

5       En el imaginario patriarcal religioso las mujeres somos amorales por naturaleza todas/os  conocemos el mito de Eva y el pensamiento misógino de Tomás de Aquino (mujer = varón imperfecto)  y Agustín de Hipona (la inferioridad de la mujer es natural),  uno de los grandes desafíos es la relectura de la biblia,  la mirada de  la hermenéutica con perspectiva de género, nos reconoce como interlocutoras que no necesitamos la mediación de los varones  para acceder al misterio Divino.

6       Partiendo de que el movimiento de Jesús ha sido un movimiento de sanación de cuerpos en diferentes sentidos y que nosotras las mujeres hemos tomado una consciencia particular del sufrimiento de nuestros cuerpos,  de la presión a la cual hemos sido sometidas por largos siglos, ubico un importante reto en  cambiar la cristología imperial de la iglesia católica Romana en su oficialidad masculina a partir de valorar la dignidad femenina y establecer contenidos cristológicos  con base en relaciones de justicia y equidad basadas en la revaloración de la corporeidad humana en particular de las mujeres.

7       Amar la diversidad en sus diferentes manifestaciones  es uno de los retos más importantes, las mujeres hemos experimentado en carne propia la discriminación ancestral por lo que al asumir  el feminismo como filosofía de vida, contribuimos a terminar con el mito del destino social, abrazando las luchas reivindicatorias de las y los excluidos por razones étnicas, económicas,  de diversidad sexual etc.  y con vocación profética responder con las mismas palabras de Jesús: El reino de Dios no es algo que se pueda observar. Sabed que el reino de Dios está entre vosotros (Lucas 17:20-21)

8       Al analizar el papel de las mujeres en la iglesia se concluye que no somos reconocidas como sujetos religiosos ni teológicos,  por eso a pesar de las mujeres pueden consagrar su vida a Dios, según la interpretación androcéntrica del magisterio eclesial, en razón de nuestro sexo no somos dignas de representar a Dios. La reflexión teológica desde las experiencias de discriminación y de luchas libertarias son descalificadas  y etiquetadas de subjetivas y heterodoxas, eso lo sabe bien católicas que se carcajea de su mala fama,  con la lectura de las bienaventuranzas. El desafío es detener y aniquilar el poder patriarcal con la reflexión teológica de forma ascendente de arriba abajo, con la biblia en la mano,   con la historia de la iglesia  y las investigaciones arqueológicas, demostrar la funciones sacerdotales y episcopales que durante siglos ejercieron las mujeres, para  legitimar el poder de decisión de las mujeres y empoderar a las mujeres de la comunidades de base de izquierda,  debido a que los escasos espacios de poder simbólico son tomados por las  mujeres conservadoras, las que se fascinan porque les toca lavar las sotanas del sacerdote y promueven el clericalismo.



9       En 20 años, católicas nos ha recordado que los sueños se hacen realidad al haber contribuido a reducir la mortalidad materna en el Distrito Federal,  porque está comprobado que el acceso al aborto legal y seguro reduce las muertes de mujeres. En algunas regiones como Chihuahua, a veces lloramos de angustia como cuando apoye  a una niña de doce años que fue violada, su madre y ella decidieron la interrupción del embarazo se estaba desangrando y yo la tenía en mi casa para protegerla. ¿Dios mío y si se muere qué voy a hacer? en esos momentos difíciles pensaba, compartí con la familia el pensamiento de católicas, encontré  la calma y las palabras adecuadas para sanar el corazón, para renovar la fe.



El desafío más importante para católicas para los próximos años.

Aun reconociendo que la biblia es un libro  patriarcal, catolicadas  descubre  la veta liberadora al estilo Sor Juana para enviar un mensaje a los jerarcas de las iglesias de que no hay permiso para seguirnos oprimiéndonos, que no lo vamos a permitir. Gracias católicas por hacer creíble las enseñanzas evangélicas especialmente para las mujeres, por denunciar  las cruces impuestas y profetizar el rostro femenino de la violencia de las instituciones religiosas aportando al proceso de liberación, por compartirnos la teología de la cruz en clave feminista develando la humillación de las mujeres en una iglesia patriarcal, gracias por darnos  esperanza y alegría de vivir el compromiso cristiano.

Por lo que el desafío más importante para los próximos años es descentralizar católicas y extender sus brazos amorosos  a los estados de la República,  recordemos que la mayoría de los organizaciones de derechos humanos está integrada por los  prófugos y las prófugas de la iglesia patriarcal, es hora de ir por la cosecha, catolicadas sembró en tierra fértil, estamos listas para contribuir en esta tarea desde Chihuahua.

Somos muchas católicas por el derecho a decidir en todo el país, aunque no estemos en su padrón, vamos por ellas.  Una anécdota para finalizar, hace algunos años quise abrir una sucursal de católicas en mi pueblo, creo que fue Yuri la que me dio la mala noticia de que mi rango de edad no paso los estándares que pidieron estaban en búsqueda solo de jóvenes….
Larga vida hermanas en la fe


Lucha Castro

7 de Agosto, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada