miércoles, 5 de marzo de 2014

El Centro de Justicia de las Mujeres de ciudad Juárez llevará el nombre de “Marisela Escobedo Ortiz”, Defensora de Derechos Humanos asesinada a las puertas de palacio de Gobierno de Chihuahua el pasado 16 de diciembre del 2011, cuando exigía justicia.

El periódico oficial del Gobierno de Chihuahua publicó el 5 de marzo del año en curso, el acuerdo número 013; en su artículo primero señala: “como remembranza permanente, asignarán al Centro de Justicia para las Mujeres en ciudad Juárez, cómo Marisela Escobedo”.

El Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, organización de la sociedad civil que representa legalmente a la familia de la defensora de Derechos Humanos, solicitó al Gobierno de Chihuahua que en la placa conmemorativa que se colocará en el CEJUM Juárez, se incluya la frase expresada por la activista en el Tribunal de Casación, que condenó al feminicida de su hija Rubí: ¨Yo quisiera que el crimen de mi hija no fuera en vano, que fuera el último feminicidio de esta ciudad”.

En la recomendación 44/2013, que en octubre pasado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), emitió al Gobernador del Estado, Cesar Duarte Jáquez, se concluye que existen elementos suficientes para evidenciar que se violaron los derechos humanos de legalidad, seguridad jurídica, trato digno, debida procuración de justicia y derecho a la verdad en agravio de Marisela Escobedo y de su hermano e hijos en su calidad de víctimas y ofendidos del delito, derivado de las irregularidades atribuibles a servidores públicos de la Fiscalía General del Estado.

El CEDEHM, considera un acierto la incorporación del nombre de Marisela en reconocimiento a la labor en defensa de los derechos humanos, para erradicar los feminicidios en ciudad Juárez y en el estado. Asimismo, reiteran su compromiso con la familia y la comunidad, diciendo: “continuaremos exigiendo el cumplimiento total de la recomendación, denunciando la impunidad y acompañando a las personas en la búsqueda de la justicia”.

Marisela Escobedo,  defensora de Derechos Humanos que murió sin acariciar el rostro de la justicia;  en este lugar que llevará su nombre, nos recordará la asignatura pendiente del estado mexicano en el cumplimiento de la sentencia emitida por la Corte Interamerica de Derechos Humanos, Campo Algodonero; y que los feminicidios siguen siendo una realidad en el Estado de Chihuahua, manifestaron las integrantes del CEDEHM.

Por su parte el acuerdo del Gobernador del Estado señala: “se evocará de manera directa tanto su legado, como la voluntad de las autoridades estatales en garantizar el ejercicio de los derechos de las mujeres en situación de violencia, lo que podrá ser constatado por la afluencia no sólo de las usuarias del Centro, sino por ciudadanos y familias, nacionales o extranjeros, representando un mensaje de reflexión y aliento”.


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada